jueves, 16 de julio de 2009

PROPAGACION DE LAS PLANTAS

Métodos de propagación

Cada tipo de planta requiere su tipo de propagación más adecuado desde el más natural y conocido como es por medio de las semillas o por división de raíces por ejemplo. Por lo general se suelen propagar por esquejes y división de raíces plantas perennes o arbustivas y por semillas las anuales y bianuales. Conozcamos los métodos de propagación de las plantas

Por semillas: Yo soy de los que piensan que un horticultor no puede hablar de autosuficiencia sin obtener sus propias semillas de hortalizas y verduras. Por supuesto no hace falta que el primer año pretendamos obtener las semillas de todas las variedades, podemos hacerlo progresivamente estudiando y aprendiedno de las particularidades de cada planta en la producción y secado de sus semillas. Los tomates por ejemplo se deja una mata con el propósito de que maduren bien hasta que casi se caen de la mata y entonces se ponen abiertos en un papel secante o de diario y se deja que se seque bien para poder extraer las semillas de la puelpa seca. El peor enemigo de las semillas a la hora de guardarlas es la excesiva humedad y la luz por lo que recomiendo botes herméticos y oscuros o bolsas de papel oscuras. Por medio de semillas podemos sembrar plantas de horticultura o medicinales bien sea en tiestos y otros recipientes o en tierra directamente ya preparada (siembra directa).

Por esquejes: Es un método muy utilizado en horticultura para propagar muchas variedades, especialmente las plantas perennes leñosas como la lavanda o la salvia por ejemplo. Se trata de un método que consiste en seleccionar una planta sana y joven a la que se le corta justo debajo de un nudo de una hoja o tallo utilizando preferiblemente una cuchilla limpia y bien afilada.. Posteriormente se quitan las hojas inferiores y se entierra bajo compost adecuado, aunque hay quienes las sumergen primero en un preparado de hormonas de enraizamiento para garantizar su éxito. Como experiencia personal puedo recomendaros plantar esquejes de salvia, manzanilla, lavanda, tomillo...

Por división de raíces: Se realiza a partir de un cepellón. Durante el otoño se propagan la plantas herbáceas que florecen en primavera y las que florecen en otoño se propagan en primavera. Para la división por raíces se escoge una planta madre o madura y se divide en secciones menores todas ellas con raíces y se replantan en suelo preparado apretando o pisando bien la tierra contra las raíces y regando a continuación. Podemos sembrar algunas plantas como el jengibre a partir de sus raíces o tubérculos.

Por acodos: Consiste en hacer que un brote o tallo eche raíces por medio de una incisión en la parte baja que se entierra trasplandándola posteriormente a una maceta o tiesto. Este método suele aplicarse a las plantas leñosas como la salvia por ejemplo.

Por vástagos: Se produce en la mayoría de las plantas bulbosas como el ajo o la cebolla. Durante el priodo de latencia se pueden desprender y replantar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada